jueves, 18 de enero de 2018

TIEMPO Y PROGRESO




     He recuperado esta vieja foto de cuando yo tenía diecinueve o veinte años, al hilo de un reencuentro con una compañera de aquellos tiempos.  Por aquella época, el antiguo Banco de Bilbao, donde yo trabajaba,  lanzó a los cuatro vientos: “El Banco de la Mujer”. Pero no por ninguna ocurrente campaña de marketing, sino porque, por primera vez en la historia de España, se permitía a la mujer tener abierta a su nombre una cuenta bancaria. Hasta entonces necesitaba también la firma del padre, si estaba soltera, o la del marido, si se había casado.




      Hoy todo esto nos parece como si habláramos de las colonias. Pero no fue hace tanto. Bien lo saben todas aquellas mujeres que sufrieron hasta entonces la esclavitud económica.

      El tiempo pasa. Que es algo terrible, pero también maravilloso,  para la vida de cualquiera. Yo no tengo ya veinte años, sino veinte arrugas más, pero, también, en compensación, un hijo que tiene ahora, precisamente, veinte años.

      El tiempo es el carburante del progreso, que se alimenta de aquel y de la inteligencia y  también de la justicia, que siempre es lenta y no suficiente. Por eso la máquina del progreso tira y tira de la locomotora del tiempo y de la vida, en pos de un futuro mejor y más justo.

      Para mí, en el siglo pasado el acontecimiento más importante, y con diferencia, fue la revolución de la mujer que continúa todavía con virulencia hasta hoy. Donde todavía no se ha alcanzado la igualdad, ojalá no se llegue a la uniformidad, pero se está avanzando mucho y está en puertas.

      En este siglo presente la revolución será la del hombre. La del nuevo hombre. Junto con la de una paternidad compartida y responsable, en la que previsiblemente el papel de la mujer, inclusive físicamente, por los adelantos técnicos, se reducirá.

    Habrá que encontrar nuevos equilibrios. Y mantener, al mismo tiempo, la atracción por lo diferente. Por los ángulos y contraángulos que aporta cada cual en la pareja.

       Ese será, fundamentalmente, trabajo y objetivo de los chicos y chicas que hoy tienen veinte años. A ellos también les cogerá en volandas el tren del progreso que, además, con las nuevas tecnologías, más que correr volará vertiginosamente.

      Pero también a los demás, que no podremos escaparnos ni escabullirnos  a pesar de que, en pocos años, hemos visto ya pasar tantas cosas. Y, de alguna manera, hemos contribuido a ello. A que pasaran.


      Y esa es nuestra suerte y también nuestra carencia. Haber aportado al progreso nuestro buen hacer y nuestra inteligencia y, también, desgraciadamente, tener que lamentarnos por habernos quedado todavía a medio camino en muchas cosas. 

     Por ello tiene también sentido el tiempo que nos queda, para seguir empujando el tren del progreso y, cuando nos falten las fuerzas, orientar con nuestro ojos,  ¡que han visto tanto!, a los que  ya poseen  toda la energía para conducir los tiempos nuevos.


domingo, 7 de enero de 2018

HÁBLAME DE LA ESPERANZA





Háblame de la esperanza
De  la que se visten los pájaros
 El rumor de los regatos
Y el silencio de la nieve blanca

Háblame de la esperanza
De la que trae la primavera
 La flor de los almendros
Y la  alegre luz de las ventanas

Háblame de la esperanza
Que habita en la mente de los niños
 En las alas de las mariposas
Y en la claridad del agua

Háblame de la esperanza
Que duerme en los buenos sueños
En los pasos de las gacelas
Y en la  bondad de las  hadas

Háblame de la esperanza
Que huele a vino y a rosas
A masa de hacer el pan
Y al viento fresco en la cara

Háblame de la esperanza
Que hoy no quiero ver las sombras
Ni la soledad de las cuevas
Ni el tiempo terrible que pasa




Háblame de la esperanza
Que lleva a las verdes praderas
A la cima de los altozanos
Y al calor de tu casa

Háblame de la esperanza
Que hoy no quiero ver llorar
Sino llover
Solo agua fresca y clara

Háblame de la esperanza
Que  se aleje el falso ruido
Y la negra pena
Y la pesada carga

Háblame de la esperanza
Con palabras verdaderas
Que sosiegan el latido
Y acarician  con dulzura
     La soledad de tu alma.

Sí, háblame de la esperanza.


SI QUIERES "ESCUCHAR LOS LIBROS EN VEZ DE LEERLOS", DÉJATE ACARICIAR POR UNA VOZ SUGERENTE Y DISFRUTA DE UN RECORRIDO POR TODAS LAS FASES DEL AMOR, EN EL AUDIOLIBRO: "LOS MEJORES 101 MOMENTOS DE AMOR"
AHORA EN GRAN PROMOCIÓN EN:


lunes, 1 de enero de 2018

ESCUCHA LOS MEJORES MOMENTOS DE AMOR




Me comunican, y os comunico, una doble oferta para escuchar en Audiolibro, "LOS MEJORES 101 MOMENTOS DE AMOR Y DE DESAMOR".

1) 50% DE DESCUENTO (exclusivamente durante los próximos días):  EDITORIAL AUDIOMOL- España:  http://audiomol.com/audiolibro-de-los-mejores-101-momentos-de-amor.html



2) 100% DESCUENTO: (para los extranjeros o españoles que tengan una cuenta en Amazon.com, es muy fácil tenerla): Tendrás que suscribirte a prueba gratuitamente un mes en su suscripción mensual de audiolibros:

 https://www.amazon.com/mejores-momentos-amor-Best-Moments/dp/B078HSM89Y/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1514827393&sr=8-1&keywords=FRANCISCO+RODRIGUEZ+TEJEDOR




SIENTE LA CARICIA DE UNA VOZ Y RECORRE TODAS LAS FASES DEL AMOR: La disposición al amor, el enamoramiento, la pasión amorosa, la convivencia, los celos, el desamor, la soledad, la nostalgia, el triunfo del amor